11 nov. 2011

REFLEXIONES: ESCANDALOSO ES...

Resulta sospechosamente sorprendente que cuando se destapa un caso de acoso moral en el trabajo, la víctima es la “culpable” de provocar un escándalo y atentar contra la reputación, ya sea de una institución pública, ya sea de una empresa privada.  El acoso psicológico es un grave ATENTADO contra LA DIGNIDAD HUMANA, que deja a la víctima maltrecha, herida y con secuelas, en numerosas ocasiones muy graves y crónicas.  Señores, lo escandaloso no es el hecho de destapar, denunciar, divulgar… un caso de maltrato en el ámbito laboral; ESCANDALOSO es el hecho de que EXISTAN, SE PERMITAN, SE SILENCIEN y un largo etcétera, estas actitudes.
Cuando los medios de comunicación se hacen eco de una noticia sobre un acto de violencia, el oyente reacciona, no mira a otro lado… Desgraciadamente no ocurre lo mismo aún (digo aún porque tengo toda la esperanza de que con el tiempo esto cambie) en los atentados en el ámbito laboral.  Los términos “acoso laboral”, “mobbing”, “acoso psicológico”… asustan a muchos, como si de una peste se tratara, de la que hay que escapar. La víctima tiene que luchar,  no sólo contra sus emociones, sus sentimientos de culpa, duda… sino también contra parte de la sociedad. En el trabajo ha sido aislada, apartada y ¿¿¿¿fuera???? FUERA tiene que luchar para que se le crea, para que se haga justicia, para que su nombre y su reputación no se hundan en la miseria por las mentiras y rumores que se propagan…
Tenemos que ser conscientes del hecho de que muchas actitudes o conductas de acoso moral son difíciles de describir y explicar, y, por tanto, de comprender por aquellas personas que no lo han vivido. Pero en ¡cuántas veces en la vida hacemos valer al menos el “beneficio de la duda”! En el hostigamiento laboral, este beneficio de la duda, en numerosas ocasiones no se concede. ¡Se juzga y condena a la víctima con rapidez, sin darle ninguna oportunidad!
Gabriela Acedo Emmerich