10 sept. 2011

¿SE PUEDE SUPERAR EL ACOSO LABORAL O MOBBING?

, en letras mayúsculas. Hace no muchos meses no estaba convencida, más bien creía lo contrario.

De estar sumida en la depresión y las ganas de no vivir, he pasado a recuperar la alegría y a volver a disfrutar de todo la belleza que me brinda la vida.
De aislarme, pasarme las horas acostada en el sofá ..., he pasado a volver a disfrutar de la "vida social", de las comidas con amigos, de reírme, de hacer pequeñas locuras ...
De sentirme débil, he pasado a sentirme fuerte, con ganas de comerme el mundo y luchar por lo que considero justo.
De odiarme a mí misma, he pasado a quererme, a aceptarme tal cual soy con todas mis debilidades y errores.
De preguntarme "¿por qué a mí?", he pasado a aceptar que podría haber sido cualquier otra persona que se le o les hubiera cruzado por el camino.
De malgastar mis fuerzas por agradar y "oír alguna palabra agradable de sus bocas", he pasado a entender y comprender que cada ser humano es un ser único y es imposible agradar a todos, así como que todos sean de tu agrado. ¿Para qué consumirse con una tarea tan ardua e imposible?
De tener momentos de rabia y odio, he pasado a no dejar sitio a estos sentimientos destructivos. Necesito toda mi energía para VIVIR. 

"La vivencia de un trauma supone la reestructuración de la personalidad y una relación diferente con del mundo. Deja un rastro que no se borrará jamás, pero sobre el que se puede volver a construir." EL ACOSO MORAL, Marie-France Hirigoyen